Los planes de igualdad (PI) permiten visibilizar en mejor medida las desigualdades entre hombres y mujeres para poder establecer medidas efectivas. Estos planes pueden tener un gran impacto dependiendo de las medidas utilizadas, de los actores laborales y de la inclusión de estos en las políticas de responsabilidad social de la empresa según el último informe del Instituto de la Mujer que reconoce, además, la importancia de la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres (LOIMH) como marco para la implantación de PI. El documento analiza los planes de igualdad, tanto los aspectos positivos como las posibilidades de mejora para garantizar el derecho a la igualdad.

Para el mejor cumplimiento del derecho a la igualdad, los entrevistados para el informe afirman que es necesaria mayor especificidad legislativa y que los PI deberían ser obligatorios para todas las empresas. Las políticas de género deberán adaptarse a las necesidades de cada empresa, tras realizarse un análisis previo de la situación. Asimismo, la realización de estos planes debería establecer un distintivo sujeto a diversos criterios.

“un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo” (art. 46, Capítulo III, Título IV, LO 3/2007)

Los ámbitos que debe cubrir un plan de igualdad según este informe son: el lenguaje no sexista, los protocolos contra el acoso sexual, la formación en igualdad y las retribuciones, acceso a promociones, así como medidas para la conciliación, lo que en 50&50GL preferimos denominar corresponsabilidad.

La implicación de la dirección de la empresa es fundamental para implementar de manera efectiva de los planes de igualdad. Los principales obstáculos dicha implementación, según se recoge el informe, son “la falta de formación en igualdad y sensibilización; la persistencia de sectores masculinizados y sectores feminizados; la falta de implicación de la dirección de la empresa y la crisis económica”.

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, a través del Instituto de la Mujer, concedió el año 2009 una subvención para la realización de este proyecto El impacto de los planes de igualdad en las empresas (i-PIEM). El estudio analiza diferentes áreas geográficas y empresas de diferentes ámbitos para proporcionar una visión amplia del impacto de los planes de igualdad.

El informe completo aquí: http://www.inmujer.gob.es/areasTematicas/estudios/estudioslinea2014/docs/El_impacto_planes_Igualdad_empresas.pdf