Un nuevo enfoque a la relación entre la longevidad y la economía.

@AHUERTASMEJIAS

Antonio Huertas, Presidente de Mapfre, e Iñaki Ortega, Presidente de Deusto Business School, nos muestran las oportunidades que nos ofrece una población española con la segunda mayor esperanza de vida del mundo, por encima de los 80 años, y el envejecimiento demográfico a nivel mundial.

El 95% de la gente supera los 65 años y los mayores de 60 años representan en España 1 de cada 3 votantes, con la tasa más baja de abstención. Vivimos un proceso de envejecimiento de la población que afecta a diversos países, una auténtica revolución demográfica que coincide con la revolución tecnológica. La creciente longevidad gestionada adecuadamente es el nuevo baby boom que con desesperación buscan países con políticas pro natalidad. No seremos viejos más tiempo, sino jóvenes más años. De hecho, se puede hablar de edad cronológica y de edad biológica; la primera en referencia a lo que comúnmente conocemos por edad y la segunda como el envejecimiento de nuestro cuerpo.

Cada hora crece en 6 minutos nuestra esperanza de vida. “El reto es rejuvenecer la economía con una población que peina canas”, para ello, es necesario legislar para reactivar la economía de la mano de la generación silver. La diversidad beneficia a las empresas en todos sus ámbitos, incluida la diversidad generacional, por lo que es imprescindible acabar con lo que se conoce como “edadismo”, prejuicios y estereotipos que se aplican a las personas mayores.

El futuro no solo es la generación millennial, sino la conjunción de esta con la población longeva y lo que la OCDE y la Comisión Europea han denominado como silver economy.