La digitalización ha sido uno de los campos que más desarrollo y crecimiento ha experimentado durante la crisis surgida a raíz del COVID19, lo que invita a pensar que su impulso ha sido motivado por una necesidad y obligación de las circunstancias sin que esto le reste importancia o minimice su efecto positivo.

Vemos el ejemplo de Primark, que siendo una de las cadenas de ropa más reconocidas, no cuenta con tienda online y ha podido observar durante esta crisis la importancia del comercio electrónico. Junto con Primark, encontramos infinidad de ejemplos, desde cadenas de supermercados hasta lonjas de pescado, que han tenido que adoptar planes digitales de urgencia.

Hemos encontrado nuevas oportunidades para ahondar en la digitalización:

  • El teletrabajo se impondrá
  • La ciberseguridad cobrará más peso
  • La consolidación de la venta online
  • Llegada de nuevos robots asistenciales
  • Nuevas herramientas de monitorización
  • Impulso a la salud portátil y telemedicina 

La noticia completa disponible en  ABC