El mundo de las ideas no puede parar, ni el futuro tampoco, al margen del tiempo que tengamos que convivir con la pandemia.

Con este propósito reunimos a una veintena de líderes empresariales en torno a la II Jornada #MujeresyLiderazgo organizada por 50&50 GL junto a CEOE, con el respaldo explícito de su presidente, Antonio Garamendi, desde la genérica visión de la empresa como valor económico y social y los liderazgos diversos, igualitarios, sostenibles y responsables. Y, a partir de estos conceptos, impulsar una sociedad más colaborativa derivada de la crisis, con una nueva forma de trabajar en las empresas, lo que el propio Garamendi ha venido en denominar “empleabilidad”, en su opinión la competencia más demandada hoy en día en las compañías por ser la capacidad de adaptarse a los cambios.

 

Empleabilidad

Empleabilidad también para las personas, y esa fue la recomendación que hizo al grupo de #ChicasImparables que le entrevistó, las alumnas de los Programas Jóvenes y Liderazgo promovidos por 50&50 GL junto a CEOE y ESADE, con impulso de Merck y Banco Santander. Empleabilidad imprescindible en los tiempos cambiantes que vivimos, para no quedarse inmóvil y gestionar cada persona su propio futuro, reinventándose cada día, lo que siempre se llamó “implicación” o lo que es lo mismo: actitud además de aptitud.

 

Objetivos Desarrollo Sostenible

Si el 70% de los Objetivos de Desarrollo sostenible han de ser implementados por las empresas, no hay tiempo que perder. El futuro debemos crearlo hoy, a partir de los aprendizajes que nos ha dejado la pandemia. Con velocidad inusitada e improvisando durante el largo confinamiento, nos hemos descubierto en conceptos como adaptabilidad, cambio, superación, flexibilidad, tecnología al servicio de las personas, conectividad, innovación constante… Y hemos descubierto la importancia de los equipos, de trabajar en confianza y responsabilidad. La consecuencia de todo ello es que la cultura empresarial cambia, para ser más flexible, lo que requerirá de nuevos liderazgos humanistas que enfaticen la gestión emocional.

 

Nuevos Modelos de Liderazgo

Las mujeres, vinieron a la Jornada a hablar no de lo que en otros tiempos se consideraba “asuntos de mujeres” cuando nos referíamos a la igualdad; así es que dado que la igualdad no tiene género, este asunto nos interpeló a todos. De ellas nos interesaba enormemente escuchar su visión de la crisis, sus ideas, su mirada intuitiva de cómo crear el futuro a partir de i + i : igualdad + innovación, conceptos transversales a los 17 ODS: María Jesús Almazor, CEO de Telefónica en España; Fátima Báñez, Presidenta de la Fundación CEOE; Marieta Jiménez, Vicepresidenta en Europa del Grupo Merck; Pilar Martínez-Cosentino, Vicepresidenta Ejecutiva del Grupo Cosentino;  y Hortensia Roig, presidenta de la Escuela de Empresarios. Todas ellas reclamaron un futuro de optimismo trabado a partir del necesario desarrollo de habilidades digitales y de tecnología por considerarlas tan importantes como la conectividad; pero también todas pusieron enorme énfasis en la gestión de los equipos, en la búsqueda de nuevos perfiles, igualmente a partir de talento y actitud.

Los modelos humanos que ahí se definieron son personas que comparten el mismo ADN que las empresas, que les gusta trabajar en equipo, que piensan en global, que no se cuestionan el cambio…  seres humanos completos que primero sean buenas personas y luego buenos profesionales, con un punto de humildad que les permita aceptar la formación constante en un mundo en transformación digital y adaptación de nuevas mentalidades.

Escuchando, aprendimos, y pudimos extraer algunas conclusiones. En todas las habilidades descritas destacan las mujeres. Fátima Báñez puso ejemplos en relación al emprendimiento que ligan bien con competencias de trabajo, coraje, esfuerzo, perseverancia, empatía y pragmatismo:  durante la pasada crisis financiera, 6 de cada 10 emprendedores fueron mujeres; y el 70% de las startup emprendidas por mujeres tuvieron éxito.

La respuesta a este empuje femenino no es una sola, debemos enfocar hacia varios parámetros que vienen a resumir razones culturales y biológicas y que hacen de las mujeres personas menos impulsivas, que emprenden con más certidumbre, acostumbradas como están, por tradición cultural a organizar las pymes que son las familias. Con todas las competencias que ello ha ido requiriendo a lo largo del tiempo, y que hoy son magnificas aportaciones a la sociedad y la empresa: esa capacidad de una mayor escucha, buena resiliencia, cercanía, generación de confianza, nueva comunicación, empatía, mirada larga, pulso para la mediación y la conciliación.

Curiosamente así lo destacaron los líderes masculinos quienes, afortunadamente, van descubriendo el valor de las emociones para si mismos y la gran oportunidad que suponen en términos de empatía para gestionar equipos. Me encantó ese mano a mano entre Rami Aboukhair, CEO de Banco Santander España y Federico Linares, Presidente de EY, hablando de las mujeres referentes: la madre de Federico como modelo del mundo 50-50, la hija de Rami como motor de futuro en igualdad. Fue una delicia escuchar a Antonio Huertas, Presidente de Mapfre, en conversación con Marta Martínez, Directora General de IBM EMEA, defendiendo conciliación y transformación sin adjetivar, para integrar todo el talento de todas las personas, y oír a Marta poniendo como ejemplo a su compañero de mesa como líder masculino promotor de igualdad, porque solo desde esta visión amplia se lideran empresas mejores para construir una sociedad mejor, a base de trabajo, esfuerzo, formación, educación y equipos.

Así llegamos al punto de los liderazgos positivos, los que sitúan a la persona en el centro, concepto que ha salido fortalecido con la pandemia. A partir de ahora ya no se concebirán líderes que piensen en si mismos, ni únicamente en su trabajo, ni entornos que no sean colaborativos… La corresponsabilidad expuse yo misma que se deriva de la nueva cultura empresarial en base a la cooperación y confianza, sabiendo delegar más y correspondiendo con lealtad. ¿Cuánto mejorarían las empresas si se trabajara proponiendo, ideando, creando, aceptando…? Para ello se requieren líderes con capacidad de escucha, que amen la diversidad, que desarrollen mentes anchas capaces de integrar, que sumen fuerzas y practiquen el mundo de las ideas.

Y que no se aplace lo importante por lo urgente, como apremió Nadia Calviño, Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital. La igualdad debe seguir en primer término de todas las agendas, generando conciencia y nuevos incentivos, como hemos de hacer con el cambio climático y la transición ecológica, asuntos que deben ser la punta de la pirámide de las necesidades del presente para construir el futuro. Mujeres con Liderazgo, inspirando.

Gracias al impulso de empresas comprometidas en trabajar #PorUnMundo5050, y a sus líderes