Fundación Mapfre acaba de publicar un interesante estudio, en el que nos muestra cuales son las variables que alejan a la mujer joven de la Actividad Física y los datos que demuestran una brecha de género en esta materia. 

Entre los datos más relevantes que podemos encontrar en el informe, podemos ver cómo la etapa académica de mujeres jóvenes entre los 12 y los 25 años coincide con el descenso de Actividad Física. Luego hay un repunte a las 25 años, donde la mujer joven aumenta su práctica de ejercicios.

Lo que coincide temporalmente, con la paulatina desvinculación del mundo académico. Esto pone en evidencia la necesidad de tomar medidas desde las instituciones educativas para incorporar planes de acción y promoción de la AF en el entorno académico, como plan de contingencia de mayor inmediatez.

 

En el caso de los hombres jóvenes, hay claras evidencias en todas las edades comparadas, que tienen mayor Actividad Física y por lo tanto mayor gasto calórico semanal. 

Para leer el documento completo, click aquí