En la economía digital, es de vital importancia el apoyo a la educación STEM y la visibilidad de referentes de investigación de las niñas. Se conseguirá así potenciar el talento de las mujeres, cerrar la brecha de género y abordar la escasez de trabajadores cualificados en estos ámbitos.

En el camino a la igualdad de género prevista en la Agenda 2030 y el 5º ODS, ningún país ha conseguido cumplir con las expectativas. Los patrones preexistentes de violencia y explotación siguen empeorando y surgiendo nuevas amenazas, especialmente en los países con emergencias humanitarias las niñas y mujeres son más vulnerables y menos visibles.

Áreas comunes a mejorar

El ODS 5, que hace alusión a la Igualdad de género, continúa siendo uno de los objetivos con una puntuación general más baja.

Para conseguir mejorar estos datos y alcanzar el propósito realizado es necesario mejorar a nivel global el gasto social, el cambio climático y la reducción del riesgo de desastres. También hay que incidir en la mejora de los gobiernos y la asistencia social para los más pobres. Unido a todo esto, la participación política de las mujeres y su capacidad y posibilidad de ascender a los cargos más altos, además de la inclusión de estas en lo digital, lo tecnológico y lo económico, será lo que realmente haga avanzar en este objetivo.