Alemania, Noruega, Nueva Zelanda o Taiwan son algunos de los países que mejor han reaccionado a la crisis del coronavirus. Y no es casualidad que los líderes de estos países sean mujeres. 

A través de la sinceridad, la decisión, la empatía o el uso inteligente de las tecnologías estas mujeres han demostrado que el liderazgo femenino tiene mucho que ofrecer. La canciller alemana Angela Merkel, fue sincera desde el inicio y dijo que «había que tomarlo en serio», saltándose así las fases de negación o falta de sinceridad vista en otros países.

También destaca la decisión con la que Jacinta Arden, primera ministra de Nueva Zelanda, cerraba las fronteras de forma prematura como medida de prevención. Además fue muy clara sobre el nivel máximo de alerta al que estaba sometiendo al país, explicando a sus ciudadanos el por qué…

 

Lee la noticia entera en infobae.com