El estudio (In)seguras online, llevado a cabo por la ONG Plan International, basado en encuestas a más de 14.000 chicas de entre 15 y 25 años de edad, de 22 países distintos, entre ellos España, arroja preocupantes datos de casos de acoso que sufre una gran proporción de las mismas en las redes sociales. En un mundo cada vez más digitalizado, la propensión incipiente al empleo de las redes no es una tendencia a revertir, pero se necesitan medidas educativas y coercitivas que protejan la vulnerabilidad de las chicas jóvenes. Según el estudio, un 64% de las encuestadas aseguran hacer un uso alto de las redes sociales, elevándose esta cifra al 82% en Europa.

El 58% de las encuestadas aseguran haber sufrido acoso en redes en algún momento. Es a la edad de 14 a 16 años cuando las chicas suelen sufrir el primer episodio de acoso; no en vano, es a esta temprana edad cuando más empleo de las redes se tiene: un 72% hace un uso alto de ellas, frente al 58% de las chicas de 25 años.

Las cifras se recrudecen en España, donde el 88% de las encuestadas reconocen que ellas u otras chicas de su entorno se han enfrentado a más de una forma de acoso online. Las redes sociales donde más situaciones se reportan en nuestro país son Instagram, Whatsapp y Facebook. El 75% de los acosos recibidos proceden de compañeros del colegio o el trabajo.

Plan International alienta a la aplicación en todo el mundo de leyes específicas para luchar contra la violencia en redes por cuestiones de género; concretamente en España, solicita la aprobación de la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia, que aborda entre otras cosas la violencia en entornos digitales, con consideración especial a la perspectiva de género. También se sugiere un mayor esfuerzo por parte de las empresas de las redes sociales mismas para perseguir estos aspectos nocivos, como también achacaba el 44% de las encuestadas; y por encima de todo, a largo plazo se requiere de una educación sobre ciudadanía digital, puesto que la coerción no puede ser sino una inhabilitación a corto plazo.